martes, 11 de noviembre de 2008




La visión del miope es especial, un desenfoque continuo en el que las luces se superponen unas a otras y se expanden, invadiendo mutuamente su espacio. Las formas se redondean y pierden sus atributos y sus límites. ¿Estamos en un mundo miope que no quiere corregir su deficiencia, un mundo en el que cada uno ve muy bien su propio ombligo pero es incapaz de ver claramente más allá de sus narices?.

1 comentario:

PEDRO J. ROMERA dijo...

CONTUNDENTE REFLEXION QUE MERECE SER ANALIZADA EN ESTE MUNDO MIOPE.
EXQUISITO COMENTARIO APTO PARA TODOS LOS PALADARES. HACE FALTA.
GRACIAS